EL ITIAHISMO

En un período en que la literatura haitiana casi muere, los escritores jóvenes se ven a sí mismos luchando por la renovación de hermosas letras haitianas. En la busqueda de una identidad nacional, los Itiahistas se reunieron alrededor de una organización literaria llamada ITIAHaïti o Innovación del Terruño por los Itiahistas para el desarrollo de Haití. Se cree que ITIAHaïti, es la primera corriente literaria haitiana que surge de un grupo de escritores jóvenes comprometidos del siglo XXI, dispuestos a sacrificarse y levantar la mano para decir no a cualquier deriva que ocurra durante su existencia. De ahí la doctrina del Itiahismo, una organización literaria que apareció el 12 de julio de 2008 con jóvenes poetas formando un club literario para cantar poesía y teatro en la ciudad de Les Cayes, ciudad que se encuentra en el sur de Haití. La idea se amplía en las redes sociales para dar a luz una escuela literaria que exalta el suelo haitiano. La razón de ser de ITIAHaiti es reventar la claridad de una corriente literaria que dibuja, traduce y refleja todas las realidades de Haití debido a las observaciones críticas con la originalidad del arte. Promueve una literatura sana, clara y limpia al mismo tiempo que aboga por una poesía innovadora que escenifica ideologías contemporáneas, así como la evolución de la materia.

 

El itiaísmo se basa en la creencia de letras hermosas y en la colaboración de ciertas formas de asociaciones que trabajan para el desarrollo de la cultura haitiana. Sus teóricos apuntan a hacer del territorio una fuente de inspiración sana. Los itiahistas liberan su pluma para pintar la realidad de su país enfatizando en los hechos que están sucediendo en la sociedad. Según ellos, la historia no se puede embellecer sin matices, ni coherencias sociales y sociedades. El itiahismo atraviesa ideas en la atmósfera moral para sincronizar el ser y la patria. Su filosofía de enmarcarse, por sí mismo y para sí mismo, se basa en el ser humano como el dios de su cielo y la miel de su abeja para empoderarse del verdadero significado de su existencia. Su doctrina de hacer del hombre y la mujer los materiales de su obra maestra vincula todas las corrientes literarias y filosóficas de los siglos que cuestionan el éxtasis de lo surreal. La historia del itiahismo es completamente inseparable de la de Haití donde se originó. Se sincroniza con la primera República Negra independiente, el estado de una actual soberanía pirateada y el futuro de una potencia mundial. Su percepción es puramente pragmática en la medida en que cualquier éxito depende solo de uno mismo.

 

El itiahismo seguramente sería aceptable si tuviera como consecuencia inmediata de eliminar de la historia a los intrusos de las filosofías de todas las doctrinas maestras, de sus hábitos y de sus costumbres que forman, por un lado, la base de la creencia haitiana y, por otro lado, el poder de globalizar el criollo haitiano como lenguaje revolucionario. Los itiahistas no se dejan influenciar por ninguna otra cultura. Los itiahistas lloran para promover hermosas obras haitianas a nivel nacional e internacional. Sus exteriorizaciones se ejercen en cada facultad como el espíritu en la carne y se dirigen hacia el camino correcto para que no se pierdan. Los escritores de esta corriente no hacen ninguna rivalidad filosófica entre ellos, estos patriotas son sintéticos, enfocados y estéticos. Son pensadores que hablan menos y dicen más. Esta doctrina tiende a defender una literatura típicamente haitiana centrada en la universalidad. El ideal del itiaísmo se reduce a la lucha por la promoción, la liberación de los negros y la independencia de los pueblos, al tiempo que hace que las obras bellas sean el pergamino del progreso y el cambio radical. Es una forma de activismo que lo considera un arma contra los poderes devastadores que sumergen al país en el caos intelectual, donde los niños de Haití se ven obligados a huir en busca de necesidades básicas. Lo que lleva a la juventud, la fuerza viva, la energía y la semilla de esta tierra ancestral a perder interés en su propia cultura.

 

Los itiahistas son luchadores implacables por la libertad y el respeto escrupuloso de la persona humana. Para ellos, defender su identidad cultural mediante debate literario es una de las estrategias ganadoras de educar e iniciar una élite para salvar su patria. Describir la miseria de un pueblo zombie de su tiempo a través de sus obras y exaltar la belleza de lo que queda de ellos es una ventaja psicológica para motivar a la nación más grande del mundo de 1804 a tomar la antorcha. Por lo tanto, estos entusiastas se alarman al despertar la poesía, restaurar los paisajes, cantar sus países, hacer de sus plumas una terapia para los traumatizados y un asalto a los bolsillos de la patria. El itiaísmo no es un poema, ni una obra de teatro, tampoco una novela. Siendo creativo y creativa, el itiahista adopta su propio estilo y es libre en su trabajo. El itiahista no aplasta, sino que construye. El itiahista no solo culpa, sino que aconseja. El itiahista no distorsiona, sino que transforma. El itiahista no solo se manifiesta en contra, sino que ofrece e impone. El itiahista se desnuda acariciando, armonizando y perfeccionándose en todo. En resumen, el itiahismo establece un vínculo entre un pasado descuidado, un presente alarmado y un futuro de duelo para construir la sociedad haitiana.

 

Wilson Thelimo Louis,

Presidente.

Subscribe Form

Subscribe Form

©2008-2021 by THELIMO Services

  • Facebook
  • Twitter
  • YouTube
  • Instagram